Avisar de contenido inadecuado

El animal moribundo, de Philip Roth

{
}

 TAGS:

 "La única obsesión que todo el mundo desea:" amor". ¿La gente cree que al enamorarse se completa?¿La unión platónica de las almas? Yo no lo creo así. Creo que estás completo antes de empezar. Y el amor te fractura. Estás completo, y luego estás partido. Ella era un cuerpo extraño introducido en tu totalidad. Y durante año y medio te esforzaste por asimilarlo. Pero nunca estarás completo hasta que lo expelas. O te liberas de él o lo incorporas mediante la distorsión de tí mismo. Y eso es lo que hiciste y lo que te enloqueció."

 

  Voy a recomendar este libro, primero porque me encantó porque es crudo, desfachatado, libre de prejuicios. Philip Roth, tiene esa mirada que tienen, ciertas personas, que pecan de  ser extremadamente sinceras en la vida. Ante estos individuos uno, generalmente, no pasa de largo: ó te conmueven ó te irritan con su desparpajo. Así es Roth, un autor que no escatima en detalles en cuanto a sus opiniones, al sexo (hay gente que lo considera hasta pornográfico) pero yo prefiero catalogarlo como dotado de cierta "honestidad brutal" que traslada en sus personaje, que son siempre seres desprejuiciados, sin moral, desacartonados.Philip Roth, sin duda uno de los más importantes narradores de la literatura norteamericana actual, ha escrito una novela en la que brillan el talento, la sensibilidad y la agudeza

Desde que la revolución de los sesenta lo liberó de sus ataduras familiares, David Kepesh, el personaje de "El animal moribundo", profesor universitario, un hombre seductor, inteligente y culto, ha vivido sin compromisos. Y tiene una rica fuente para sus conquistas dentro de las alumnas de su clase. A sus sesenta años confiesa una de las relaciones sentimentales: la que mantuvo con una alumna cubana llamada Consuelo Castillo, casi cincuenta años más joven que él y como esa relación lo enfrentó con las claves de su existencia: sus inseguridades, sus celos, sus convicciones ante la vida, qué lugar le damos al  sexo? al amor de pareja? a la pasión ?¿qué es lo que realmente nos mantiene vivos en nuestra vida?¿Qué es lo que mueve el engranaje del género humano? ¿Es verdad aquello que nos decía Roland Barthes que "arder es mejor que durar"?

"¿Cómo cautivo yo a Consuelo? La idea es moralmente humillante, pero ahí está. Ciertamente, no voy a retenerla prometiéndole matrimonio, pero ¿de qué otro modo puedes retener a una joven cuando tienes mi edad? ¿Qué puedo ofrecerle aparte de eso en esta sociedad de leche y miel de libre mercado sexual? Y ahí es donde empieza la pornografía. La pornografía de los celos. La pornografía de la autodestrucción. Estoy arrobado, estoy subyugado y, no obstante, estoy subyugado fuera del marco. ¿Qué es lo que me sitúa fuera? Es la edad. La herida de la edad."

  A medida que la novela avanza, uno va desgranando a este rico personaje del profesor Devid Kepesh, un hombre que tiene un fracacaso matrimonial en sus espaldas, un vínculo con su hijo que él define como pésimo. 

"Kenny es un hombre corpulento y bien parecido, viste de una manera impecable, habla con propiedad, escribe con inteligencia, conversa fácilmente en francés y alemán, sin duda en el mundo del arte resulta impresionante. Pero conmigo no. Mis deficiencias están en la base de su sufrimiento. Sitúale cerca de mí y la herida empieza a sangrar. Soy el padre al que no puede derrotar, el padre en cuya presencia sus poderes quedan por los suelos. ¿Por qué? Tal vez porque no estuve presente. Estuve ausente y era aterrador. Estuve ausente y demasiado cargado de significado. Le decepcioné. Ésa es razón suficiente para que sea imposible una relación serena."

Kenny es su contracara, un ser lleno de prejuicios, de falsa moral: es infiel en su matrimonio y sufre, preso de sus responsabilidades y  ataduras, espera superar su crisis. Es su hijo el interlocutor de uno de los cuestionamientos más singulares e interesantes que un padre le puede hacer a su hijo

"Ser casto, vivir sin sexo... bien, ¿cómo encajarás entonces las derrotas, los compromisos, las frustraciones? ¿Ganando más dinero, ganando todo el dinero que puedas? ¿Teniendo todos los hijos que puedas? Eso ayuda, pero no es en absoluto como lo otro, porque lo otro se basa en tu ser físico, en la carne que nace y la carne que muere, porque sólo cuando jodes te vengas de una manera completa, aunque momentánea, de todo cuanto te desagrada de la vida y todo cuanto te derrota en la vida. Sólo entonces estás más limpiamente vivo y eres tú mismo del modo más limpio. La corrupción no es el sexo, sino lo demás. El sexo no es sólo fricción y diversión superficial. El sexo es también la venganza contra la muerte. No te olvides de la muerte. No la olvides jamás. Sí, también el poder del sexo es limitado. Sé muy bien lo limitado que es. Pero, dime, ¿qué poder es mayor que el suyo? "

 Su amigo Georges, su confidente es quien  le recrimina el hecho de haber caído en la trampa, de verse enredado a su edad en una relación que ya se ha convertido en obsesión, emparentándola quizás con el enamoramiento?Se enredó con una de sus alumnas, cruzó el límite, se involucró más de la cuenta? Es ante la presencia de Consuelo que el personaje comienza a trastabillar, donde entra en crisis su personalidad pragmática.

 «Siempre carecerás de autoridad ante esa chica. Nunca serás tú quien mande. Hay en esta relación algo que te enloquece, y eso no cambiará. Si no la rompes definitivamente, al final ese algo te destruirá. Con ella no te limitas a satisfacer una necesidad natural. Esto es la patología en su forma más pura. Mira, considéralo como crítico, desde un punto de vista profesional. Has violado la ley de la distancia estética. Has imbuido de sentimiento la experiencia estética con esta chica... la has perso-nalizado, la has sentimentalizado, y has dejado de percibir la separación esencial para tu goce."

 Esto es lo que este interesante libro plantea el dilema entre la pasión, el amor y la muerte. Un libro honesto, altamente recomendable y lleno de matices, así es "El animal moribundo" de Philip Roth.

{
}
{
}

Deja tu comentario El animal moribundo, de Philip Roth

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre