Avisar de contenido inadecuado

Instantáneas, los árboles ya no mueren de pie...

{
}

 TAGS:

Días de otoño, de citas con el dentista. Supongo que es la primera vez que un odontólogo me cae bien, yo que soy de terror con todas esas cosas. Creo que la espera en la sala del dentista es una de las peores torturas que recuerdo desde niña, cuando iba seguido por  esos horribles aparatos con los que cargaba. Supongo que dí con la profesional indicada. No había tenido buenas experiencias con dentistas mujeres. De hecho, creo que hay empatía entre ambas y eso me hace más llevable el trauma del torno y las microcirugías. El asunto es que a la vuelta me tocó caminar porque el colectivo que tomo estaba de paro. Y como había perdido mi día de gym, qué mejor que aprovechar para caminar bajo este sol de otoño. El panorama era raro, muchas calles cerradas, árboles caídos por todos lados. La tormenta de la semana pasada hizo estragos por donde uno quiera que pise. Duele ver la cantidad de techos arruinadas y casas deterioradas por el temporal. Supongo que la naturaleza de vez en cuando nos pasa factura por los descuidos y abusos que hacemos del planeta. Supongo que la ciudad no está preparada para estos imprevistos. Los árboles bajo los que yo jugaba en mi infancia, cerca de lo de mi abuela, devastados. La tristeza de los árboles que ya no mueren de pie.

{
}
{
}

Comentarios Instantáneas, los árboles ya no mueren de pie...

Deja tu comentario Instantáneas, los árboles ya no mueren de pie...

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre