Avisar de contenido inadecuado

JOHN KEATS

{
}

 

John Keats fue un poeta inglés que murió tan joven que se diría, apenas se asomó a la vida. John Keats fue uno de  esos poetas  que dejan su huella impregnada en su obra. Vivió escasísimos veinticinco años pero que no pasaron desapercibidos en el campo de la poesía. Tuvo una infancia difícil, perdió muy joven a su padre, luego a su madre a quien cuidó celosamente hasta último momento, por culpa de una enfermedad que sellaría a su familia: la tuberculosis. Él sale a flote de una confusa infancia, estrechamente unido a sus dos hermanos, George y Tom que le siguen en edad y a su hermanita Fanny.
Pero la tragedia no lo abandona pronto muere su hermano Tom, a quien él amaba, también de tuberculosis. Se enamora de una mujer que es en cierta forma una de sus musas, pero su amor nunca se concreta. Escribe las famosas odas y poesías con temática griega, pero no son bien recibidas por la crítica. Enfermo y triste se marcha a Italia, donde muere de tuberculosis, unos días antes inventa su famoso epitafio que lo inmortalizó:
"Aquí yace alguien cuyo nombre fue escrito en el agua". Como cual faraón que baja a su hipogeo pide ser enterrado con sus objetos más preciados: con las cartas a su amada y un mechón de pelo de su hermana menor. Hoy  es reconocido como uno de los más grandes poetas ingleses. Personalmente Keats me parece uno de los más exquisitos poetas que he leído, y si es verdad aquello que uno elige a quien escribe nuestros propios versos, pues entonces podría decir que "John Keats es mi poeta". Admirado por Julio Cortázar quien lo homenajeó tributándole toda su admiración en el libro "Imagen de John Keats", un libro que he leído y recomiendo porque a través de las cartas, poemas, Julio Cortázar traza como nadie,un retrato entrañable de su personalidad regalándonos comentarios y traducciones de su obra. Recuerdo que en un reportaje escuché decir a Borges cuánto amaba su padre a John Keats.Recitaba sus versos de memoria cuando era niño. Y es que John provoca eso cariño y admiración ante esa extrema sensibilidad a la hora de escribir sus versos.

Cortázar lo retrataba así:

"Keats es ese hombre que anda con el libro en el bolsillo. El libro importa pero no le impide andar. Poeta ambulatorio como Rimbaud, de los ritmos de la marcha, del entrecruzamiento indecible de las mil sensaciones que ponen este verbo "andar"-cuando se anda despierto y por donde uno quiere-de todo eso nace la imaginaria del poema(..). Y cuanto muchacho habrá que anda con el tomito de Everyman en su bolsillo, para leer a John en la calle, al aire libre, bajo los parasoles verdes de las plazas. Keats es para el bolsillo, donde se llevan las cosas que cuentan, las manos, el dinero, el pañuelo; los estantes se los deja a Coleridge y a T. S. Elliot, poetas- lámpara. Un bolsillo es la casa esencial y portátil del hombre; hay que elegir lo imprescindible, y solamente un poeta cabe allí"

AL VER LOS MÁRMOLES DE ELGIN

Mi alma es demasiado débil; sobre ella pesa,
como un sueño inconcluso, la espera de la muerte
y cada circunstancia u objeto es una suerte
de decreto divino que anuncia que soy presa

de mi fin, como un águila herida mira al cielo.
Pero es un delicado murmullo este lamento
por no tener conmigo una nube, acaso un viento
que hasta abrir su ojo el alba me dé tibio consuelo.

Estas borrosas glorias que imagina la mente
prestan al corazón un territorio escondido
y un extraño dolor cuyo prodigio silente

mezcla la helénica grandeza con el sonido
del Tiempo ya pasado o de un mar inclemente,
con el solo la sombra de un ser desconocido.

John keats

 A Fanny ( poema dedicado a la única mujer que amó)

¿Qué puedo hacer para alejar
la remembranza de mis ojos si han mirado,
hace una hora a mi radiante Reina?
El tacto tiene memoria. Oh dime, amor, dime
¿Qué puedo hacer para destruirla y volver
a mi antigua libertad?
Cuando cada bella que veta era bastante
bella para atraparme sólo a medias en sus lazos,
sin poder retenerme;
cuando, fueran pobres o multicolores,
mi musa tenía alas,
y siempre pronta estaba a encaminarse,
hacia donde yo dirigiera su fuerza,
no intelectual pero para mí divina.
Divina, sí! ¿Qué ave marina sobre el mar
es un filósofo mientras avanza
volando hacia las aguas que se agitan?

¿Cómo haré para renovar
esas caídas plumas, y así subir de nuevo
más allá del aleteante Amor,
y obligarlo a inclinarse mientras yo me remonto?
¿Beberé vino? No, es vulgaridad
es herejía y cisma
introduciéndose en el canon del amor;
no, el vino sólo es dulce para el hombre feliz;
cuidados más terribles
se apoderan de mí desprevenido..
¿Dónde aprenderé a recobrar la paz?
(..)
¡Oh, si un soleado encantamiento
disipara las sombras de este infierno!
Dí que se han ido, con la luz del nuevo amanecer
avanza mi radiante señora!
¡Oh, deja reposar una vez más
mi alma en ese seno deslumbrante!
¡Qué otra vez estos dolidos brazos sean
los tiernos carceleros de tu cintura!
¡Y déjame sentir una vez y otro más tu tibio aliento
arrobando mi ser hasta erizar mis cabellos!
¡Oh, la dulzura del dolor!
!Dame otra vez tus labios!

¡Basta, basta! ¡Bastante es para mí
soñar contigo!

John Keats- Traducción de Julio Cortázar

LA CAÍDA DE HIPERIÓN (SUEÑO)

Tienen los locos sueños donde traman
elíseos de una secta. Y el salvaje
vislumbra desde el sueño más profundo
lo celestial. Es lástima que no hayan
transcrito en una hoja o en vitela
las sombras de esa lengua melodiosa
y sin laurel transcurran, sueñen, mueran.
Pues sólo la Poesía dice el sueño,
con hermosas palabras salvar puede
a la Imaginación del negro encanto
y el mudo sortilegio. ¿Quién que vive
dirá: "no eres poeta si no escribes
tus sueños"? Pues todo aquel que tenga alma
tendrá también visiones y hablará
de ellas si en su lengua es bien criado.
Si el sueño que propongo lo es de un loco
o un poeta tan sólo se sabrá
cuando mi mano repose en la tumba.

Soñé que en un lugar estaba donde
palmera, haya, mirto, sicomoro
y plátano y laurel formaban bóvedas
cerca de manantiales cuya voz
refrescaba mi oído y donde el tacto
de un perfume me hablaba de las rosas.
Vi un árbol de boscaje recubierto
por parras, campanillas, grandes flores (...) 

Versión de Gabriel Insuasti

{
}
{
}

Comentarios JOHN KEATS

[...]p://revistas.ucm.es/edu/11300531/articulos/DIDA9797110275A.PDF">http://revistas.ucm.es/edu/11300531/articulos/DIDA9797110275A.PDF http://lacondicionhumana.obolog.com/john-keats-68265 Einar Benediktsson http://es.wikipedia.org/wiki/Einar_Benediktsson ht[...]

Deja tu comentario JOHN KEATS

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre