Avisar de contenido inadecuado

De mis automedicaciones y otras yerbas...

{
}

 TAGS:

Cuando quiero sincerarme conmigo misma, que en última instancia es la única con la que me interesa estar en paz, escribo. Algunas personas eligen ir al analista, someterse a las intimidantes sesiones de terapia. Yo no sirvo para eso, jamás me expongo ante nadie, siempre preservé mi intimidad ante todo. Eso de pagarle a alguien para que me escuche me parece patético, por eso elijo escribir. El papel tiene efectos narcóticos para mí, es sanador, es liberador, es parte de mi innocua automedicación. Algunos fuman, otros se refugian en el alcohol, se drogan, yo escribo. Porqué escribo? Supongo que me hace bien; para ser más precisa, tiene el mismo efecto que cuando los doctores te ponen a drenar una herida infectada. Yo me dreno, sacar lo pestilento a la luz, es mi terapia curativa. Me autoanalizo. Mi dosis de antibióticos me la suministro yo misma, cada ocho horas me digo cuán importante soy para mi misma. Dosis de autoestima, amor propio y píldoras de benevolencia contra mis pecados más terribles. Cuando estoy triste me llevo chocolates a la cama y miro televisión. Es mi pequeña rebeldía, mi fuente de placer más inmediato. Con el tiempo aprendí que la vida es injusta, que no basta con las buenas intenciones. Que cuando las cosas tienen que salir mal, van a salir mal. Que en el amor como dice Joaquin "siempre pierde el mejor". Y aclaro que no soy la mejor. Tengo miles de defectos, todos. Pero sé también que tengo un puñado pequeñísimo de virtudes que son todo mi capital. Y de eso me enorgullezco. Aprendí que  hay cosas que van a destiempo, que las decisiones tardías no sirven, que nadie se baña dos veces en un mismo río. Que hay esperas que no son sanas.Que hay amores que hay que dejarlos morir aunque se nos vaya la vida con ellos. Y que no siempre es así, porque nada es categórico en la vida. Todo fluye. Las penas pasan. Aprendí que las personas no cambian. Que la mejor forma de amar es no amarrarse a nadie. Es algo que todavía me falta aprender, "mi materia pendiente-". De esa manera sobrevivir a tu ausencia sería más fácil, o menos doloroso. No me pongo en víctima, igual para vos todo siempre fue más fácil. "Te vas a curar antes que yo", -te dije un día. Te acordás cuando una tarde me preguntaste muy compungido-¿Qué voy a hacer yo si algún día me peleo con vos?. Me acuerdo que no pude menos que conmoverme con tu comentario. Me reí y te dije:"- Lo que hacen todos, supongo que te buscarás  otra". Y entonces me replicaste: "Nunca voy a encontrar a alguien como vos, va a ser muy difícil reemplazarte". Así es la vida, los compañeros de viaje se marchan, las estaciones cambian de parada, nada es para siempre. En cambio el papel, las letras, mis libros están siempre. Cuándo escribo? cuando estoy mal, cuando estoy bien, cuando dudo, cuando algo me pesa. Nunca hablo en público de las cosas que me duelen, me refiero a  las espinas que tengo incrustadas, ésas que te  hacen doler el alma. Jamás las comparto, ni con mis mejores amigos. Siempre digo que sólo soy sincera cuando escribo. A veces brutalmente sincera. No estoy en mi mejor momento pero tampoco quiero hablar de ello. Ojo tampoco estoy mal, es como una especie de adormecimiento, un entumecimiento del alma. No sé explicarlo. Supongo que es tu ausencia. Punto. Todavía no estoy del todo entera para enfrentarme con mi propio dolor. Ayer una mujer me hablaba de sus desventuras amorosas, en un momento me dijo: Alguna vez te rompieron el corazón? Supongo que tenía que responder... Si hablara por hablar, diría que muchas. Si dijese la verdad: una sola vez, y es muy reciente como para hablar de ello.

{
}
{
}

Comentarios De mis automedicaciones y otras yerbas...

nos parecemos en eso del papel por eso empece yo  mejor que una pastilla

Deja tu comentario De mis automedicaciones y otras yerbas...

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre